El valor del sacrificio

Reflexión en Español de Evangelio del Domingo 21 de Marzo

Monseñor Gregory Parkes

 

“Yo les aseguro que si el grano de trigo, sembrado en la tierra, no muere, queda infecundo; pero si muere, producirá mucho fruto”. – Juan 12,24

 

¿Qué significa para ti la palabra “sacrificio”? Si eres padre o madre, probablemente conozcas el significado al reflexionar sobre los sacrificios que haces por tus hijos e hijas. Te entregas a ellos y usas tus recursos económicos para atender sus necesidades. Parece que tus niños siempre reclaman tiempo, atención y cosas de ti. A medida que crecen se vuelven más independientes. Cometen errores y aprenden, pero tú sigues ahí para darles una mano. Te entregas por completo para que lleguen a ser como Dios desea que sean: una persona buena, que cuida y respeta a los demás y a sí misma. Es una inversión de tu tiempo que les beneficiará a ellos y a los demás. 

 

En el Evangelio de san Juan de este fin de semana Jesús enseña que si un grano de trigo no se siembra o no muere, no puede producir fruto. Jesús nos dice: “Yo les aseguro que si el grano de trigo, sembrado en la tierra, no muere, queda infecundo; pero si muere, producirá mucho fruto”. Por supuesto que Jesús se refería a su propia vida cuando dijo eso, pues sabía que su tiempo había llegado y que daría su vida en la cruz para la salvación de toda la humanidad. 

 

Esto es lo que Dios hizo por nosotros al sacrificar a su único Hijo, Jesucristo, como rescate por nuestros pecados. Jesús era a la vez Dios y hombre, el gran misterio de nuestra fe, y en su humanidad experimentó muchas de las mismas emociones que nosotros. Tuvo miedo, pero estaba dispuesto a sacrificarse por ti y por mí.

 

Se necesita valor y sacrificio para vivir según el Evangelio en nuestro mundo actual. A imitación de nuestro Señor, estamos llamados a darnos a nosotros mismos por el bien de los demás. Pídele hoy a Dios el valor y la fuerza para hacerlo. Y si hace tiempo que no vas a la iglesia, ahora es un buen momento para volver a casa en preparación para la Pascua.