Buscar en el lugar correcto

Reflexión en Español de Evangelio del Domingo 18 de Abril

Monseñor Gregory Parkes

“Está escrito que el Mesías tenía que padecer y había de resucitar de entre los muertos al tercer día, y que en su nombre se había de predicar a todas las naciones, comenzando por Jerusalén, la necesidad de volverse a Dios para el perdón de los pecados. Ustedes son testigos de esto”.

– Lucas 24, 47-48

 

¿Has tenido alguna vez la sensación de que nuestro mundo está perdido, que le falta dirección y que las personas que hemos elegido o que están al mando parecen no estar en contacto con algunos de los principios bíblicos que como cristianos intentamos emular? La paz, la justicia, el perdón, la bondad y la compasión son algunos de esos principios. Incluso los cristianos más devotos pueden perderse o distraerse cediendo al pecado y a la tentación.

 

Aun antes del Covid-19 estábamos viendo un descenso en la asistencia a la iglesia. Como siempre, la gente anda en busca de respuestas a las preguntas sobre la vida y su significado.  Sin embargo, parece que cada vez más buscan esas respuestas en lugares que no conducen a Dios. Buscamos el significado y la realización a través del éxito en los negocios, o acumulando riquezas y bienes materiales. Muchos buscan respuestas, pero en lugares equivocados.

 

En cambio, debemos mirar a Jesús. Nuestro Señor vino a la tierra para que tuviéramos vida y la tuviéramos en abundancia. Pero aún tendemos a olvidar las lecciones que aprendimos en nuestras clases de educación religiosa o en la Misa, y en cambio buscamos respuestas en las redes sociales y en fuentes dudosas de noticias.

 

La lectura del Evangelio de san Lucas de este fin de semana les recuerda no sólo a los discípulos, sino también a nosotros, que por nuestra fe también somos testigos de lo que Dios ha hecho por nosotros por medio de su Hijo, Jesucristo. También nosotros, por nuestro Bautismo e iniciación en la Iglesia, hemos recibido el encargo de ser su testigo. Y si no aceptamos esta misión, el mundo no escuchará el mensaje de reconciliación y perdón de Cristo.

 

Estamos llamados a escuchar, aceptar, vivir y compartir la palabra de Dios. ¿Estamos dispuestos a asumir ese reto? ¿Tienes el valor de vivir conforme a la buena nueva y salir a proclamarla?  Comienza este fin de semana viniendo a la iglesia y estableciendo una relación más personal con Jesucristo.