Reflexión en Español de Evangelio del Domingo 21 de Junio

Monseñor Gregory Parkes

 

El temor y la ansiedad son emociones naturales en todos nosotros.  Algunas personas tienen temor de hablar en público. Todos nosotros en algún momento hasta podemos experimentar temor a la muerte al igual que temor a lo desconocido. Para mí, es el temor a las alturas. ¡Qué ironía para una persona que mide 6’ 8”!

En el Evangelio de san Mateo de este fin de semana vemos a Jesús exhortando a los doce: “No teman a [nadie]”. Jesús estaba presentando un nuevo modo de pensar a los judíos y a sus discípulos, y algo de eso que decía era contradictorio al modo de pensar tradicional. Él tuvo que darse cuenta de que sus discípulos pudieran sentir miedo de compartir estas enseñanzas. Sin embargo, les dice que las pregonen desde las azoteas, no al oído, sino hablarlo abiertamente. Esto tuvo que asustar e incomodar a algunos.  Pero, ¿acaso no es eso lo que quiere Satanás? Por temor callamos. Nos mantenemos en silencio.

 

Lo opuesto al miedo es la valentía. La valentía nos permite vencer nuestros temores. Nos impulsa a hacer lo que normalmente nos hace sentir incómodos. Debemos tener la valentía de proclamar la verdad, proclamar la justicia, difundir la alegría y fomentar la paz. Jesús es verdad y es paz; por lo tanto, estamos llamados a proclamarlo a todo el que oiga.

 

La valentía no viene siempre así de fácil; a veces hay que cultivarla con el entendimiento. Los discípulos y los mártires no sólo dieron su vida, sino que la entregaron por propia voluntad, confiando en Dios y a sabiendas de que su recompensa sería la vida eterna. Enfrentaron a sus perseguidores con valentía y convicción. ¿Tenemos esa misma valentía en nuestro caminar diario?

 

Nuestra visión en la Diócesis de St. Petersburg es Vivir valientemente el Evangelio.  Es nuestra misión como católicos y es el llamado que nos hace. ¡No temas a nadie; más bien vive valientemente!

 

 

Watch Sunday Mass.Click Here!