Cree en la verdad de Dios

Reflexión en Español de Evangelio del Domingo 4 de Julio

Monseñor Gregory Parkes

¿Qué no es éste el carpintero, el hijo de María, el hermano de Santiago, José, Judas y Simón? ¿No viven aquí, entre nosotros, sus hermanas?” Y estaban desconcertados.” – Marcos 6, 3

¿Te ha pasado alguna vez que te encuentras con una persona amiga a quien no veías por mucho tiempo, tal vez por muchos años y al verla piensas, “¡cómo ha cambiado!” Lo mismo puede decirse de un adulto joven que regresa de la universidad o de alguien que regresa después de un largo despliegue militar. Es posible que, cuando primero veas a esa persona, te fijes sólo en su apariencia o tal vez te moleste lo que te cuenta sobre lo sucedido en su vida desde la última vez que se vieron. Y es que no era así como la recordabas.

En el Evangelio de Marcos de este fin de semana Jesús regresa a su ciudad natal, aparentemente para ser recibido por su antigua comunidad. Muchos recordaban a Jesús como el hijo de María y José, el carpintero. Pero Jesús había estado ausente por un tiempo. Había crecido.

Escuchamos que Jesús va a la sinagoga a enseñar y que aquellos que lo oyeron se asombraron. Se preguntan indignados: “¿Dónde aprendió este hombre tantas cosas? ¿De dónde le viene esa sabiduría y ese poder para hacer milagros?” En esencia, la gente del pueblo de Jesús cuestiona su autoridad y todo lo que él estaba haciendo. ¿Cómo era posible que aquellos que crecieron con Jesús no lo aceptaran ahora?

Este relato tiene la intención de que nos auto examinemos. ¿Con cuánta frecuencia nos precipitamos a juzgar a los demás, a encasillarlos en base a su nacionalidad, al color de su piel o a sus creencias religiosas? Hoy más que nunca parece que no estamos abiertos a lo que pudieran pensar los demás; tanto es así, que ni siquiera escuchamos la opinión opuesta.

Nuestro Señor nos muestra el camino hacia el Padre, pero a menudo queremos hacer las cosas a nuestra manera y no a la de él. En lugar de creer la verdad revelada de Dios, seleccionamos lo que queremos creer.  Ten el valor hoy de no juzgar a los demás según lo que hayas visto en el pasado, sino fíjate más bien en la verdad que se nos ha revelado.