Reflexión en Español de Evangelio del Domingo 12 de Julio

Monseñor Gregory Parkes

 

¿Has intentado hacer un jardín? Puede ser una tarea difícil, puesto que requiere mucho trabajo y cuidado. Recuerdo que cuando era niño tuve un poco de interés en la jardinería. Mis padres me dieron permiso para despejar un pequeño pedazo de grama en el patio. Sembré zanahorias, rábanos y pepinos.

A pesar de mis esfuerzos, mi proyecto no dio mucho fruto. Las condiciones del tiempo no fueron las mejores. Las ardillas y otros animales se sirvieron ellas mismas y, para ser honesto, no siempre le presté mucha atención al jardín. Como resultado, y aunque pensé que sólo coseché unas cuantas zanahorias y rábanos, sé que la experiencia me enseñó unas cuantas lecciones valiosas sobre cómo cuidar de algo.

 

En el Evangelio de hoy según san Mateo, Jesús trata de enseñarle algo a la multitud haciendo uso de una parábola. Sabemos que Jesús usó parábolas como un modo de enseñar cosas y conceptos a veces difíciles haciendo uso de imágenes y objetos, que les eran ciertamente familiares a su audiencia. En la parábola de hoy usa la imagen de un sembrador que sale a sembrar semillas. El sembrador es bien generoso con las semillas; tan es así, que caen en varios tipos de terrenos y es el terreno que determina si las semillas echarán raíces y darán fruto. Al fin y al cabo, la semilla que cayó en terreno fértil fue la que produjo la cosecha.

Más tarde en el mismo Evangelio de san Mateo, Jesús explica la parábola a sus discípulos. La semilla es la Palabra de Dios y los distintos terrenos representan los modos diferentes con que se recibe la palabra. ¿Ofrece nuestra vida un terreno fértil para que la Palabra de Dios eche raíces y alcance una madurez completa? En otras palabras, ¿estamos abiertos a recibir la Palabra de Dios, cultivarla, nutrirla y hacerla parte de nuestra vida?

Llegar a la plenitud de ser la persona que Dios creó en ti conlleva esfuerzo. No sucede por sí misma. Piensa en tu vida en este momento. ¿Es reflejo del Evangelio – de la buena nueva de Jesucristo?

¿Está dando buen fruto para el Reino tu vida con tus palabras y acciones? Dios es muy generoso con nosotros. ¿Qué tipo de terreno le ofrecemos para su siembra?