Reflexión en Español de Evangelio del Domingo 9 de Agosto

Monseñor Gregory Parkes

Pon tu confianza en el Señor

 

La semana pasada escuchamos en el Evangelio según san Mateo la historia de la alimentación milagrosa de 5,000 personas. Esta semana retomamos el Evangelio de Mateo, que nos describe a Jesús instruyendo a los discípulos a subir a una barca y dirigirse a la otra orilla mientras él despedía a la multitud y pasaba un tiempo a solas rezando. Entretanto, la barca de los discípulos estaba ya lejos de la costa en medio de vientos tormentosos. Jesús se les apareció caminando sobre el mar. Jesús se les aparece en su momento de necesidad, pero ellos no creen que sea él. Pedro le pide a Jesús que se pruebe a sí mismo dejándole caminar sobre el agua. El Señor así lo hace, pero el viento distrajo a Pedro, se asustó y comenzó a hundirse. “¡Sálvame, Señor!”, gritó Pedro, y el Señor estaba allí para agarrarlo. Los que estaban en la barca se convencieron de que Jesús era el Hijo de Dios.

 

¿Cuántas veces nos apartamos de Dios y ponemos nuestra atención en otra parte? Es fácil que ocurra en nuestra vida diaria, en casa, en el trabajo, en la escuela, incluso en la iglesia. Estoy seguro de que hay personas que vienen a la iglesia y, en lugar de centrarse en la celebración, están pensando en el partido de pelota que será más tarde ese día, en la preparación de la comida o en algún asunto del trabajo. Otras veces podemos encontrarnos en situaciones difíciles o desafiantes y en lugar de recurrir a Dios para que nos ayude tratamos de hacerlo todo nosotros mismos, lo cual a menudo puede llevarnos a más problemas.

 

Aprendamos de los discípulos a no dudar ni a perder la fe, sino a recurrir al Señor y a confiar en él. De no hacerlo así, podríamos sentir que nos ahogamos en las dificultades y ansiedades de la vida. 

 

Ten el valor de recurrir a Dios aun en medio de tu duda y de tus flaquezas. Dios extenderá su mano para salvarte, como ya lo ha hecho tantas veces.