Remembering Sr. Therese Ganly SSJ

Remembering Sister Therese Ganly SSJ

by Sister Kathleen Beatty SSJ

 

 

Sister Therese Ganly SSJ passed away on August 8th 2021 at the age of 97. In 1983, when St. Catherine of Siena parish was still in its infancy stage, Sister Therese Ganly SSJ left the four seasons of the Philadelphia area to live and work in the sun and warmth of Largo, Florida. For a non-driver, she soon learned her way to the assisted living facilities and hospitals in our area. Sister Therese began the important ministry of weekly visits to the people in those facilities as well as to those who were homebound. On weekends, one could find her teaching the children in Faith Formation classes. In time, Sister began a New Beginnings ministry for people who had lost their spouses. They enjoyed their Sunday afternoon gatherings and special dinners at some local restaurants.

 

In her later years here, Sister Therese made it a point of calling people on a regular basis to say hello, (her “Ministry of the phone”, pre-Zoom) to let them know they were in her prayers. She began our outreach ministry to those who are homebound, an important ministry which still exists today! She became active in the Life Ministry work of our parish.

As I look at old photos from those years, I notice that the majority of the people who worked with Sister Therese have preceded her to the “other side” of this life. Yet, I know there are still people at St. Catherine of Siena who worked with her in her 19 years of ministry here at our parish.

 

“May all the angels be there at your welcoming, with all the saints who go before you there.”

 

 

 

Te Damos La Bienvenida

 

 

 

Procedimiento Actualizados Para Las Misas

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés) han emitido recientemente nuevas normas sobre el uso de mascarillas para personas vacunadas. A partir del 22 de mayo, el obispo Gregory Parkes reanuda la obligación de asistir a la misa dominical. Invitamos a todos a la parroquia de Santa Catalina de Siena con respeto y consideración por los demás mientras observamos las siguientes directrices:

 

  • Las personas totalmente vacunadas pueden reanudar sus actividades en espacios interiores sin usar mascarilla ni mantener distanciamiento físico.
  • Si se siente aprensivo o tiene algún nivel de incomodidad con esta directriz, le invitamos a continuar usando la mascarilla en interiores.
  • Se sugiere que aquellos que no están vacunados mantengan el uso de mascarilla por su propia salud, seguridad y bienestar.
  • Se pide a todos continuar recibiendo la Sagrada Eucaristía en las manos y los que prefieren recibirla en la boca pueden hacerlo en la estación de la comunión localizada en la fuente bautismal.
  • Iremos abriendo gradualmente más espacios para sentarse en la Iglesia, en cada banco de las dos secciones centrales mientras siguen los bancos alternos en las secciones restantes.

 

Gracias por mostrar respeto a los demás mientras estemos reunidos en oración en nuestra parroquia. El obispo Gregory Parkes ha emitido algunas dispensas particulares para feligreses que vivan circunstancias específicas. Para conocer detalles sobre estas dispensas visite la página web de la diócesis en dosp.org/coronavirus.

 

 

Les anuncio por este medio que la dispensa general de la obligación de asistir a Misa los domingos y días de precepto para los católicos en la Diócesis de St. Petersburg caducará en la Vigilia de Pentecostés, el sábado 22 de mayo de 2021. Exhorto a los fieles a continuar cooperando con las normas de su parroquia durante este tiempo de transición. La diócesis ha suministrado recursos a las parroquias para darles la bienvenida a aquellas personas que retornan a la Misa de los domingos. “Sean mutuamente acogedores, como Cristo los acogió a ustedes para la gloria de Dios” (Romanos 15, 7). No debemos nunca olvidar que los frutos espirituales de la participación devota y regular en los sagrados misterios son infinitos. Las gracias recibidas en la Sagrada  Eucaristía sostienen a los católicos para que podamos vivir valientemente el Evangelio. “ – Obispo Gregory Parkes (30 de mayo 2021)

 

¿Tienes pregunatas? Llamar a nuestra parroquia (727) 531-7721 o contacto@scosparish.org.

 

 

Reflexión de Evangelio (5/9/2021)

Ámense los unos a los otros

Reflexión en Español de Evangelio del Domingo 9 de Mayo

Monseñor Gregory Parkes

 

“Jesús dijo a sus discípulos: «Como el Padre me ama, así los amo yo. Permanezcan en mi amor»”. – Juan 15, 9

 

A veces es más fácil hablar sobre amar a los demás que hacerlo. La palabra “amor” es una palabra poderosa.
Decirle a alguien que lo amas puede evocar una respuesta emocional. Estás compartiendo tus sentimientos más profundos y estás abriéndole tu alma. En el Evangelio de san Juan para hoy, Jesús les dice a sus discípulos: “Como el Padre me ama, así los amo yo.

Permanezcan en mi amor”. Jesús continúa hablando de la profundidad de su amor y de que daría su vida por ellos. Más tarde les da este mandamiento: “Ámense los unos a los otros”.

Nuestro mundo actual parece estar en constante agitación y lo podemos comprobar en las redes sociales. Oímos acerca de casos violentos debido a riñas de tráfico y vemos violencia en las noticias todo el tiempo. Esto es una contradicción al mandato de Jesús de amarnos los unos a los otros. Es fácil amar a tus padres, a tus parientes e incluso a tu mascota. Por supuesto, puedes enfadarte o molestarte por algo que dicen o hacen, pero sigues amándolos. Sin embargo, ¿qué pasa con los extraños, los que comparten el tráfico, los que están en las redes sociales o al otro lado del espectro político? ¿Qué pasa con los que piden ayuda en la calle? ¿Qué pasa con los que son diferentes a nosotros por su color de piel, sus tradiciones religiosas u su orientación sexual?

Jesús nos mandó amar a todos, no sólo a unos pocos, lo cual significa mostrar compasión, misericordia y perdón. O sea, se trata de poner el bien de tu hermano, hermana, amigo o extraño por encima de tus propios sentimientos. Se nos enseña a odiar el pecado, pero a amar al pecador. Ten el valor de mostrarle tu amor a alguien que te ha ofendido perdonándolo. Y esfuérzate por amar a los que son difíciles de amar.

 

Easter // El Domingo de Resurrección

 

Easter Sunday

El Domingo de Resurrección

 

Holy Saturday

Saturday, April 3rd

Easter Vigil Mass: 8:00 pm

 

Easter Sunday

Sunday, April 4th

7:00 am, 9:00 am, 11:00 am

2:30 pm (Español)

& 6:00 pm

 

 

 

 

 

El Domingo de Resurrección

El Domingo de Resurrección

Domingo 4 de Abril

2:30 pm Misa en Español

 

 

 

 

Reflexión de Evangelio (2/14/2021)

 

La curación que todos deseamos

Reflexión en Español de Evangelio del Domingo 14 de Febrero

Monseñor Gregory Parkes

 

Se le acercó a Jesús un leproso para suplicarle de rodillas: “Si tú quieres, puedes curarme”. Jesús se compadeció de él, y extendiendo la mano, lo tocó y le dijo: “¡Sí quiero: ¡Sana!”
– Marcos 1:40-41

 

La semana pasada leímos la historia de Jesús, que curó a una mujer con fiebre. En el Evangelio de este fin de semana encontramos a Jesús con un leproso a quien el Señor cura de su enfermedad. La Iglesia y la comunidad veían la lepra como una enfermedad tanto espiritual como física. Se consideraba un castigo de Dios.


Según la ley de la época los leprosos eran expulsados de la comunidad. Para poder regresar tenían que demostrarle al sacerdote local que estaban curados. En este caso el leproso sabe que, si Jesús lo desea, tiene el poder de curarlo. El leproso le dice a Jesús: “Si tú quieres, puedes curarme”. En esencia, el leproso cree que Jesús tiene el mismo poder de curación que Dios. Jesús se apiadó y el hombre quedó limpio. Tengamos en cuenta que ésta fue también una limpieza espiritual a fin de quedar curado a los ojos de Dios. Jesús le ordena que vaya al sacerdote local y ofrezca lo que Moisés prescribía según la ley levítica; que, en esencia, era hacer penitencia.


Esta curación es la misma que todos deseamos: quedar curados de la lacra del pecado. Al igual que la lepra, el pecado no puede ser curado sino por intervención divina. Utilizamos el sacramento de la reconciliación para aliviarnos y curarnos de nuestras aflicciones espirituales, que nos separan de Dios y de los demás.


Ten la valentía de reconocer tus propias aflicciones y, como el leproso, pide al Gran Médico, nuestro Señor, que cure tu corazón, tu alma y tu mente. Recuerda que los que pidieron la curación y tuvieron fe la recibieron. Hacer una buena confesión es una buena manera de comenzar.

 

 

Reflexión de Evangelio (9/20/2020)

Llamados a evangelizar para Cristo

Reflexión en Español de Evangelio del Domingo 20 de Septiembre

Monseñor Gregory Parkes

 

“Yo quiero darle al que llegó al último lo mismo que a ti. ¿Qué no puedo hacer con lo mío lo que yo quiero? ¿O vas a tenerme rencor porque yo soy bueno? De igual manera, los últimos serán los primeros, y los primeros, los últimos’’.

-Mateo 20, 14-16

 

Si creciste en una familia con hermanos o hermanas, probablemente puedas recordar momentos en los que sentiste que te trataban injustamente con relación a ellos. “¿Cómo es que ella recibió eso, pero yo sólo recibí esto?” o “¡Le disté eso a él, pero yo sólo recibí esto!” Sin duda es una de las pruebas en la crianza de los hijos. También ocurre en el lugar de trabajo y a veces, desafortunadamente, en la Iglesia.


En el Evangelio de san Mateo este fin de semana escuchamos acerca de la justicia de Dios en la parábola del propietario. El propietario contrató a los trabajadores en la primera parte del día por un día de salario fijo. Luego contrató más trabajadores al mediodía, y otros más cerca del final del día. Cuando llegó el momento de pagar los últimos trabajadores que fueron contratados y sólo trabajaron unas pocas horas recibieron la misma cantidad que los que fueron contratados primero y trabajaron todo el día. Los que fueron contratados a primera hora de la mañana se molestaron alegando que fueron tratados injustamente. Quizás aparentemente tuvieran razón.


Pero esta parábola es sobre la generosidad del amor de Dios y el Reino de los cielos, no sobre nuestra comprensión humana de lo que es justo o injusto. Es una historia acerca de nuestro llamado personal y de cómo respondemos. Es una historia acerca de la gracia de Dios, y el amor y la misericordia sin fin; de tal manera que, incluso al final de nuestra vida, al final de la jornada, tenemos la oportunidad de aceptar a Cristo y, con la gracia de Dios, obtener nuestra recompensa celestial. Dios desea que todos lleguen a conocerlo y se salven.


Nosotros, a través de nuestro Bautismo, estamos llamados a trabajar para Cristo. Estamos llamados a dar testimonio, a evangelizar, a amar y perdonar, a ser un ejemplo vivo de lo que significa ser cristiano. Pero a menudo nos quedamos cortos en el cumplimiento de ese llamado. Para algunos, puede que pasen años o décadas antes de que tengan una conversión de corazón. Pero, a pesar de su comienzo tardío, Dios los aceptará tal y como son. Otras personas le son fieles a Dios y a sus mandamientos durante toda su vida. Sin embargo, Dios nos ama a todos.


Como los trabajadores que se sintieron tratados injustamente, puede que no entendamos cómo todo esto es posible. Pero recuerden, los caminos de Dios no son nuestros caminos. Y por eso, debemos estar agradecidos.

 

Reflexión de Evangelio (8/16/2020)

Reflexión en Español de Evangelio del Domingo 16 de Agosto

Monseñor Gregory Parkes

Señor, danos la gracia

 

Como personas en una sociedad que juzga a los demás por su apariencia, estatus social, dinero y mucho más, es notable que en el Evangelio de san Mateo de este fin de semana, encontremos a Jesús curando a una mujer cananea. Las muchas historias de los encuentros de Jesús con la gente son a menudo con personas que muchos juzgarían estar al margen de la sociedad, los pecadores, los rechazados, los criminales, los extranjeros, e incluso los funcionarios corruptos del gobierno y del templo. Él hace esto para desafiar a la autoridad del día, y crear una nueva manera de pensar y de llegar a los demás.

 

Los cananeos eran paganos en su mayoría. Sin embargo, esta mujer grita: “Señor, hijo de David, ten compasión de mí”. Ella reconoce la divinidad de Cristo y se dirige a él como tal. Ella no quería nada más que liberar a su hija del tormento de un demonio. Jesús aprovechó la oportunidad para mostrar que sus obras salvíficas no eran sólo para los judíos, sino para todas las personas sin importar nacionalidad, creencia o incredulidad. La mujer demostró fe, orando ferviente e incesantemente, y Jesús respondió a su oración. Le dijo: “Mujer, ¡qué grande es tu fe! Que se cumpla lo que deseas”, y su hija fue curada.

 

Que esto nos sirva de lección de cómo la oración incesante y persistente es poderosa y es atendida. Puede que no sea la respuesta que queremos, pero confiamos en que es la voluntad de Dios. Hoy más que nunca nuestras familias, nuestras iglesias, nuestra nación y nuestro mundo necesitan oraciones…oraciones de curación, oraciones por la paz, oraciones por el amor a nuestro prójimo sin importar el color de la piel, la nacionalidad, la política, la fe o las acciones pasadas. Hoy rezamos: “Señor danos la gracia de abrir nuestros corazones para llevar la sanación y la compasión a todos”.

 

 

Q&A with Fr. Penn

Submit a question for Fr. Connor Penn to answer LIVE on Zoom! Q&A will take place on August 27th at 7:00 pm